Que es suplantacion de identidad

Comprobación del robo de identidad

El robo de identidad se produce cuando alguien utiliza su información personal para hacerse pasar por usted. Esto podría hacerse para cometer delitos de identidad, como pedir préstamos o acumular multas por exceso de velocidad, evitar detenciones u órdenes judiciales aparentando ser una persona diferente. También podría tratarse de hacerse pasar por usted de forma maliciosa, tal vez para hacer creer que usted cree o piensa algo controvertido.

Cuando hablamos de información personal que puede utilizarse para el robo de identidad, nos referimos a toda la información que usted ha dado a organizaciones y agencias gubernamentales, así como la información que usted crea sobre sí mismo (por ejemplo, la información compartida en sitios web de redes sociales). A menudo, damos por sentada nuestra información, pero es lo que nos permite realizar muchas actividades cotidianas.

Aunque la información utilizada para el robo de identidad suele incluir su nombre, fecha de nacimiento y dirección, también pueden ser números de cuenta, identificadores únicos (como su número de IR o su permiso de conducir) y cualquier otra información que pueda utilizarse para hacerse pasar por usted.

Qué es el robo de identidad ejemplos

El robo de identidad se produce cuando alguien roba su información personal para cometer un fraude. Esto suele implicar un fraude o un engaño, normalmente para obtener un beneficio económico. El robo de identidad ha evolucionado mucho más allá del fraude con tarjetas de crédito y, por desgracia, es un delito en rápido crecimiento que afecta a la mayoría de las personas, directa o indirectamente, en algún momento de su vida.

Las consecuencias del robo de identidad pueden ir más allá de dañar la solvencia de la víctima. Una vez descubiertos, los delitos cometidos por el ladrón de identidad pueden pasar a formar parte de los antecedentes judiciales y penales de la víctima, lo que en última instancia puede dar lugar a que ésta sea detenida erróneamente o a que se le deniegue un empleo tras una comprobación rutinaria de sus antecedentes.

El fraude de identidad sintético, que suele ser un requisito previo para cometer otros tipos de fraude, consiste en robar el número de la Seguridad Social de la víctima y adjuntarle un nuevo nombre, fecha de nacimiento y otros datos personales necesarios para crear una persona “nueva”. Según Experian, el fraude de identidad sintético representa el 80-85% de todo el fraude de identidad actual.

Cómo prevenir el robo de identidad

Su información de identificación personal puede incluir su nombre completo, dirección de casa, dirección de correo electrónico, nombre de usuario y contraseñas en línea, número de la Seguridad Social, número del carné de conducir, número del pasaporte o número del banco. Una vez que los ladrones acceden a esta información, pueden utilizarla para cometer un robo de identidad o venderla en la web oscura.

Tanto si un ladrón de identidad le escucha leer su número de tarjeta de crédito por teléfono, como si compra su información en la web oscura después de que haya quedado expuesta en una filtración de datos, o roba su información de alguna otra manera, hay muchas formas de acceder a sus datos personales. Utilizar esa información es la siguiente fase del proceso de robo de identidad.

Los ciberdelincuentes envían correos electrónicos o textos fraudulentos que pueden parecer legítimos. Los enlaces de estos correos electrónicos o mensajes de texto pueden utilizarse para descargar software malicioso – malware, para abreviar. El software puede ser capaz de extraer información personal de su ordenador y enviarla a un ordenador remoto. Los ciberdelincuentes utilizan esta información para cometer robos de identidad o venderla en la web oscura. Es una buena idea no abrir nunca correos de aspecto sospechoso, ni hacer clic en enlaces o descargar material.

Estadísticas sobre el robo de identidad

El robo de identidad es un delito en el que alguien roba su información personal, normalmente con la intención de cometer un fraude. La definición de robo de identidad incluye muchos tipos de información personal y el fraude resultante, desde el robo financiero hasta el uso de los datos de la víctima para recibir tratamiento médico o solicitar un crédito.

Robar una identidad puede ser tan sencillo como piratear la cuenta de alguien en las redes sociales, o tan complejo como presentar la declaración de la renta a nombre de otra persona. Dado que muchas personas comparten libremente información sobre sí mismas en Internet, el robo de identidad se ha vuelto más frecuente que nunca.

A menudo, el robo de identidad se convierte en un fraude de identidad, en el que el ladrón se hace pasar por la víctima o actúa en su nombre. Muchas víctimas de robos y fraudes de identidad pasan años tratando de desentrañar los delitos, sin garantía de recuperar totalmente sus pérdidas.

La usurpación de identidad abarca una gran variedad de delitos, según el tipo de datos personales robados y el uso que haga de ellos el ladrón. En la mayoría de las violaciones de datos, la información robada incluye nombres completos, números de la seguridad social (u otras identificaciones emitidas por el gobierno) y detalles bancarios. En cuanto a lo que constituye el robo de identidad, la mayoría de los casos de estos delitos entran en una de varias categorías generales.