Crear correo personalizado

Direcciones de correo electrónico personalizadas gratuitas

Atrás quedaron los días en los que la estrategia de marketing por correo electrónico de una empresa consistía simplemente en enviar un único correo electrónico a toda su lista. El email blasting ya no se considera una práctica eficaz, por lo que se ha convertido en algo del pasado.

Un informe reciente descubrió que el 71% de los consumidores se sentían frustrados por las experiencias impersonales de los clientes, y el 49% dijo que había comprado un producto que realmente no tenía intención de comprar porque recibió una recomendación personalizada.

Comience sus esfuerzos de personalización del contenido del correo electrónico con sus líneas de asunto. Aparte de que es lo primero que ve tu suscriptor antes de abrir y hacer clic en tu correo electrónico, las líneas de asunto personalizadas tienden a tener tasas de apertura más altas que la media.

No olvide incluir el nombre de su suscriptor en la línea de asunto. Es la táctica de personalización más simple y sencilla que existe, pero también una de las más eficaces. Añade un enfoque humano a su estrategia de marketing por correo electrónico y proporciona a sus suscriptores una experiencia mucho más individual.

Correo electrónico con dominio personalizado

Nota: Sobre el tema de ConvertKit, si estás buscando una plataforma sencilla de marketing por correo electrónico diseñada para creadores de contenido, vale la pena revisarla.  Consulta esta reseña y tutorial de ConvertKit en Blogging Wizard.

Sola Kehinde es una escritora fantasma independiente y redactora de contenidos de alquiler. Ayuda a las empresas de todos los tamaños a crear atractivas entradas de blog, guías definitivas, tutoriales en profundidad, estudios de casos, libros electrónicos y otros tipos de contenido. Cuando no está escribiendo, la encontrarás bebiendo té verde, viendo películas o acurrucada con un buen libro.

Microsoft 365 familia dominio personalizado sin godaddy

El correo electrónico. Seguramente lo usas todos los días y lo más probable es que tengas más de uno. El trabajo, el hogar, los negocios personales y las cuentas de redes sociales requieren que usemos el correo electrónico para estar en contacto con el mundo exterior, hasta el punto de que se han convertido en una extensión de nosotros mismos.

Cuando la gente se registra por primera vez para obtener una cuenta de correo electrónico personal, no suele hacer la elección más inteligente y opta por correos electrónicos como [email protected] o [email protected], que resultan embarazosos para los cajeros del banco o los proveedores de seguros. Piensa en el primer correo electrónico que tuviste e intenta no avergonzarte.

Conseguir una dirección de correo electrónico personalizada requiere algo de trabajo, pero al final merece la pena el esfuerzo. Como profesional, necesitarás una dirección de correo electrónico que pueda resistir el paso del tiempo y que te refleje adecuadamente a ti o a tu marca, y que no tengas que cambiar nunca más, incluso si tu proveedor de correo electrónico quiebra.

Hay muchos factores que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el dominio y el TLD que vas a utilizar para tu dirección de correo electrónico personalizada. Hay más de 400 dominios disponibles como .ART, .HELP, .EMAIL y muchos otros, por lo que sus opciones son bastante ilimitadas.

Crear correo electrónico

Mucha gente se salta este paso, y es una tontería. Es como mantener una planta en una caja y esperar que crezca de todos modos. No puedes lanzarte a pedir algo y suponer que campos personalizados como [Nombre de la empresa] son suficientes para ganarte a los desconocidos.

Este principio psicológico funciona aún mejor cuando se hace hincapié en algo inusual que se tiene en común con otra persona. El autor de Give and Take, Adam Grant, hace un gran trabajo explicando cómo funciona esto:

“Nos unimos cuando compartimos elementos comunes poco comunes, que nos permiten sentir que encajamos y destacamos al mismo tiempo. Piensa en la última vez que viajaste al extranjero y conociste a alguien de tu ciudad. Si te conocieras en casa, la conexión no destacaría como única, pero en suelo extranjero, sois las únicas dos personas de allí, así que sientes una sensación de cercanía”.

Mencionar una conexión mutua en el cuerpo de tu correo electrónico es una forma de evitar este desafortunado escenario. Porque cuando se trata de valorar las opiniones de los demás, nos guiamos por las personas que ya conocemos y en las que confiamos.