Certificado tls

Obtener el certificado tls

Cuando un ordenador se conecta a un sitio web, se inicia la comunicación entre el navegador web del ordenador y el servidor web en el que está alojado el sitio. Normalmente, esta comunicación no está protegida, lo que significa que está al descubierto y cualquier tercero interesado puede echarle un vistazo. Como puedes imaginar, si estás transmitiendo información personal importante, tenerla a la vista no es la forma ideal de hacer las cosas.

Piensa en un certificado SSL/TLS como una especie de licencia de conducir: cumple dos funciones. Concede permisos para utilizar la comunicación cifrada a través de la infraestructura de clave pública, y también autentifica la identidad del titular del certificado.

El cifrado es un proceso que toma la información y la codifica, y el único que puede descifrarla es un servidor u ordenador con la clave correspondiente. Hay mucho que aprender sobre las claves, tanto privadas como públicas, pero ese es un tema para otro día.

Al cifrar la comunicación entre un servidor y un navegador, toda la información enviada entre ambos queda protegida de las miradas indiscretas de terceros malintencionados. En el pasado, este tipo de medida de seguridad sólo se consideraba necesaria para los sitios que recogían información personal, pero recientemente la comunidad de navegadores ha empezado a impulsar el cifrado universal. Esto significa que en un futuro muy cercano, tener SSL será un requisito para todos los sitios web.

Verificación de certificados Tls

TLS (o SSL) ayuda a proteger la confidencialidad e integridad de la información en tránsito entre el navegador y el servidor, y a proporcionar autenticación de la identidad del servidor. Para cumplir este propósito, el servidor debe presentar un certificado TLS que sea válido para el nombre de host del servidor, que esté emitido por una autoridad de confianza y que sea válido para la fecha actual. Si no se cumple alguno de estos requisitos, las conexiones TLS con el servidor no proporcionarán la protección completa para la que se ha diseñado TLS.Hay que tener en cuenta que existen varios ataques contra TLS en general, y en el contexto de las conexiones web HTTPS en particular. Puede ser posible que un atacante determinado y adecuadamente posicionado comprometa las conexiones TLS sin que el usuario lo detecte, incluso cuando se utiliza un certificado TLS válido.

El certificado Tls no es de confianza

Cada vez que envías o recibes información en Internet, ésta pasa por una red de múltiples ordenadores para llegar a su destino. Históricamente, cualquiera de estos ordenadores podía leer sus datos, porque no estaban cifrados.

Muchos de estos datos son bastante sensibles, y valiosos para los hackers. Pueden incluir comunicaciones privadas que no están cifradas de extremo a extremo, información financiera y, en el caso de las aplicaciones web que no utilizan el protocolo de contraseña remota segura, incluso las credenciales de acceso.

Para proteger los datos sensibles, los expertos en seguridad desarrollaron un nuevo protocolo estándar para enviar y recibir tráfico de Internet: Transport Layer Security (TLS). Éste fue precedido por el protocolo Secure Sockets Layer (SSL), pero ya ha sido sustituido en gran medida por TLS.

Transport Layer Security es un protocolo que establece una sesión cifrada entre dos ordenadores en Internet. Verifica la identidad del servidor y evita que los hackers intercepten los datos.

TLS (y su predecesor SSL) permite a los usuarios transmitir de forma segura datos sensibles cuando se utiliza el protocolo HTTPS. En otras palabras, HTTPS es HTTP superpuesto a TLS. Esta tecnología es ideal para aplicaciones como la banca, la autenticación de información, el intercambio de correo electrónico y cualquier otro procedimiento que requiera un mayor nivel de privacidad y seguridad. TLS ayuda a proporcionar una capa de protección mejorada al encriptar los datos, que de otro modo serían legibles, dificultando a los hackers la obtención de información privada.

Comprobación del certificado Ssl

Los certificados TLS pueden tener varios formatos y extensiones: pem, cer, der o pfx. Le aconsejaremos sobre cómo entender esas extensiones, cómo trabajar con ellas y cómo cambiar el formato al que necesita.

Tenga en cuenta que la extensión del archivo de los certificados TLS no importa. El certificado TLS puede estar seguro en texto plano y esto es lo más común (linux, apache, unix y otros servidores), o en forma binaria (Java, Microsoft Server).

Este es el formato más utilizado para almacenar los certificados. La mayoría de los servidores (como Apache o nginx) utilizan la clave privada y el certificado en dos archivos de prueba separados. A menudo nos referimos a PEM como “formato de texto”, porque está codificado en Base64. Base64 es sólo un método de codificación (datos en letras ASCII), no de encriptación. Se puede descodificar con muchas herramientas.

El formato PKCS #12 o PFX/P12 es un formato binario para almacenar un certificado (incluyendo su intermedio) con una clave privada. Los certificados y la clave privada están protegidos por contraseña en el archivo PFX (contenedor).